UN LUGAR DE LUGARES

10/4/2009

EL CASTILLO DEL REY LOCO, (Alemania)

En la provincia de Baviera cerca de Fussen se alza el Castillo de Neuschwanstein, de estilo Neoclásico fue mandado construir por Luis II de Baviera en 1866 entre montañas y lagos en un marco digno de cuento de hadas. Su belleza es un homenaje a la fantasía, pareciera que se tratase de un gran cisne de piedra junto al lago de la montaña. No es de extrañar por tanto que dicho castillo inspirase a Disney para el castillo de la bella durmiente en 1959.






Un 25 de Agosto de 1845 nació en Nymphenburg el que fuera conocido como el príncipe Luis II de Baviera. Sus padres Maximiliano II de Baviera y la princesa María de Prusia fueron testigos de la fantasía que acompañaba al joven príncipe desde su niñez. A menudo solía disfrazarse haciendo obras de teatro, regalaba cosas de su propiedad y adoraba las pinturas y otros artes similares.


Cuando sólo tenía 18 años subió al trono sin experiencia política alguna, en 1864, y dos años más tarde cuando Prusia ganó la "Guerra Alemana" a Austria, pasaría el reino de Baviera a depender de la poderosa Prusia en cuestión de política exterior, y Luis se convertiría en vasallo de su tío prusiano.


Desde entonces el joven rey pretendía evadirse del mundo real, creó una especie de mundo de fantasía para no hacer frente a la dura realidad, fue entonces cuando mandó construir el Nuevo Castillo de Hohenschwangau posteriormente llamado Neuschwanstein ("nueva piedra del cisne" en alemán). Amante de lo bello hasta un punto casi afeminado, Luis II de Baviera fue deseado por muchas mujeres que lo conocieron. Considerado una persona adelantada a su época en muchos aspectos, en la música se convirtió en mecenas de Wagner, a quien le unía un gran amistad. Múnich se convirtió en capital musical europea con los estrenos de "Tristán e Isolda" (1865), "Los maestros cantores de Núremberg" (1868), "El oro del Rin" (1869) y "La Walkiria" (1870). Por ser de gustos raros para la época Luis II tuvo que sufrir el rechazo de la gente, a quién tachaban de loco, por eso Neuschwanstein es conocido por el "Castillo del rey Loco".

En su inesperada lucha para alejarse de lo cotidiano, Luis II vivía de noche y dormía de día, sus largos paseos con carrozas y trineos "último modelo" no ayudaban a la opinión que tenían de él en la corte, a veces incluso recibía obras de teatro privadas en Munich. A los largos períodos de soledad, había que añadirle sus ausencias y excentricidades, por lo cual no podía hacer una buena labor como regente. Desde 1885 los bancos tramitaban una y otra vez órdenes de embargo contra él y su corte, a lo que Luis II se oponía rotundamente. Todo esto sirvió como detonante para declarar su incapacidad y derrocarlo como regente. Luis II fue recluido en el Castillo de Berg, y murió en estrañas circunstancias en 1886 en el lago de Sterberg, habiendo firmado ya el documento de su incapacidad para gobernar.


El Castillo de Neuschwanstein no quedaría totalmente terminado hasta poco antes de su muerte. Luis II estuvo viviendo durante años en la puerta fortificada a partir de 1873, ya que el edificio palaciego no se terminaría hasta 1884. Acusado de una timidez absoluta progresiva, cambió la sala de audiencias por una habitación con un gran trono, que sería un homenaje a la monarquía siendo una reproducción de la legendaria sala del Grial. La habitación del escritorio se cambiaría por una pequeña gruta. El Castillo se construyó para ser un lugar de retiro del rey, creó un mundo imaginario donde se retiraría a descansar en paz, fuera de la realidad, basándose al principio en el castillo donde se crió en su infancia, el Castillo de Hohenschwangau.


Luis II, era una persona muy creyente, a menudo las personas que lo conocieron veían en él un símbolo de pureza y espiritualidad. Wagner lo compara con "Parsifal", héroe de la Edad Media que aparecía como liberador de los pecados y símbolo de fe cristiana, queda reflejado en su ópera del mismo nombre . Ésta saga de la Edad Media aparece relejada en unas pinturas del interior del castillo, junto con la figura del cisne, símbolo de pureza cristiana.


Los gustos refinados y avanzados de Luis II quedaban reflejados en la decoración del interior del castillo, sin perder su toque de fantasía, el Castillo de Neuschwanstein poseía las técnicas más avanzadas en comfort. Calefacción por aire caliente central, agua corriente fría y caliente, los alimentos se subían por elevador para evitar las escaleras e incluso había una red eléctrica interna en el castillo donde el rey se comunicaba con sus sirvientes. Además mandó construir unos grandes ventanales desde donde podría ver una cascada cercana al castillo desde su habitación. Considerado por muchos como un loco, que era incapaz de gobernar, era sin embargo un símbolo a la pureza y perfección.



En cualquier caso Luis II quedó grabado en la mente de la gente de la época por ser un personaje cuanto menos peculiar, y como un mito para la posteridad.
Después de su muerte el Castillo de Neuschwanstein abrió sus puertas al público a partir de 1886, hoy día recibe más de 1,3 millones de visitantes al año, y es uno de los lugares más visitados de Alemania, y uno de los Castillos más visitados de toda Europa. En su interior se puede contemplar además de las pinturas medievales antes mencionadas, una cocina que aprovechaba el calor según la idea original de Leonardo da Vinci, una red eléctrica completa, el primer teléfono móvil de la historia y leyendas e historias de Tristán e Isolda.


Las entradas al castillo deben obtenerse en la población de Hohenschwangau, a pies del castillo, no se debe subir al castillo sin las entradas por tanto. Las visitas son guiadas obligatoriamente con un número contado de visitantes, se hacen en inglés o alemán, y con audio guías en varios idiomas. Abierto durante todo el año, excepto fiestas nacionales, durante toda la mañana hasta la tarde diariamente, con un precio de nueve euros la visita dura unos treinta minutos.<<...Luis II de Baviera fue para muchos "ese rey loco" que fue incapaz de gobernar su reino, y para otros el rey que reflejaba perfección y pureza en una sóla persona, incapaz de sobrevivir a la realidad que le rodeaba. En cualquier caso, un hombre que marcó e inspiró a las personas que le conocieron. Luis II fue un adelantado a su época en muchos aspectos, Neuschwanstein es un ejemplo de ello, y que no disfrutaría el tiempo deseado. Hay quien dice que lo construyó para retirarse y evadirse de la realidad, otros dicen que se lo dedicó a Wagner, de cualquier forma Neuschwanstein representa hoy día un homenaje a la más pura belleza, tanto física como simbólica y un regalo para la humanidad.
Share this post
  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...

2 comentarios

  1. wow!!!! una verdadera bellesa!!! He quedado super asombrada!!! Realmente es un castillo de ensueños!! Me encantaria caminar por sus pasillos!!! Debe ser toda una obra de arte aun en su interior! Q pena q el Rey no pudo gozar de el a plenitud!!!

    ResponderEliminar
  2. Jo vaig anar al 2005, i va ser una experiència fantàstica. La pujada la vam fer a peu pel bosc i la recomano a tothom.
    Les sales que visites estan molt bé decorades, i recordo que hi havia una sala especial pel Wagner, quan venia a tocar.
    La única pega que li vaig trobar és que degut a la quantitat de gent que hi va, t'has d'esperar al teu torn, com a la seguretat social, i quan entres la visita és super dirigida, i no pots estar més temps del que et donen. Et van tancant les portes per on has passat, així que sempre vas cap a endevant. Crec recordar que la visita durava uns 30 minuts.
    Tornaria segur!

    ResponderEliminar

:) :-) :)) =)) :( :-( :(( :d :-d @-) :p :o :>) (o) [-( :-? (p) :-s (m) 8-) :-t :-b b-( :-# =p~ :-$ (b) (f) x-) (k) (h) (c) cheer

 
Posts RSSComments RSSBack to top
© 2011 PAISAJES Y RINCONES ∙ Designed by BlogThietKe
Released under Creative Commons 3.0 CC BY-NC 3.0